Manejo del cultivo del híbrido de colza

21-oct-2014

Tres aspectos clave para el éxito

 

Para sacar el máximo provecho de nuestros híbridos de colza DEKALB

- esmérese preparando el suelo

- realice una siembra espaciada y no muy temprana

- utilice un regulador de crecimiento en el momento adecuado

 

Esmérese en la preparación del suelo

 

La implantación es fundamental para el éxito del híbrido de colza. La reducción del mantillo de paja y los cuidados aportados a los trabajos de preparación del suelo permitirán obtener una estructura favorable para una buena implantación del sistema radicular.

En todos los casos, es bueno prever una recuperación del suelo tan pronto como finalice la cosecha de cereales.

 

Siembre de manera espaciada: el objetivo es de unas 20 a 30 plantas /m²

 

La implantación rápida y el poder de ramificación de los híbridos de colza DEKALB le permitirán reducir sensiblemente su densidad de siembra. Para un surgimiento en invierno, planifique una población de 20 a 30 plantas/m², lo que implica una densidad de siembra de 35 a 45 semillas/m². Con una sembradora monosemilla, el objetivo de población es de 8 a 10 plantas por metro lineal,  para una distancia de separación de 40 cm.

 

Si realiza una siembra espaciada, lleva toda las de ganar:

- aumentará el rendimiento del híbrido

- disminuirá el gasto en simiente por hectárea

El vigor del híbrido también proporciona flexibilidad en la fecha de siembra, con resultados claramente mejores en casos de emergencias tardías.

 

Optimizar el desarrollo vegetativo

 

Medite los aportes de nitrógeno en función del potencial de la parcela; de hecho, los híbridos presentan un fuerte desarrollo vegetativo desde el otoño y en primavera con la recuperación de la vegetación.

Aplique un regulador si lo considera necesario:

- en otoño, en condiciones de crecimiento, para limitar la elongación si la densidad es demasiado alta (más de 30 plantas por m² o más de 10 plantas por metro lineal)

- en primavera, con la recuperación de la vegetación (fase al comienzo de la migración), se recomienda limitar el tamaño para minimizar el acame.

La aplicación de un regulador aglutina el periodo de floración y ofrece una mayor homogeneidad en la madurez de la cosecha.