¿Porqué sembrar Colza?

08-nov-2018

Colza con valor durante todo el año

La colza de invierno es un cultivo europeo bien establecido y con rendimiento demostrado, al que, en la mayor parte de los casos, solo superan en importancia los cereales de invierno.

Entre 6,5 y 7,5 millones de hectáreas se cultivan cada año en los principales países productores, generando una cosecha anual de colza de hasta 25 millones de toneladas.

Cada tonelada de colza produce alrededor de 450 litros de aceite alimentario de alta calidad con una amplia variedad de usos para el hogar, para fabricación y para hostelería. Además los 580 kg de alimento producido por tonelada durante la extracción de aceite se valoran como un alimento animal con alto contenido en proteínas.

El aumento del rendimiento de los cultivos europeos y la fuerte demanda doméstica tanto del aceite de colza como del alimento extraído significa que cultivar colza puede ser muy rentable si se gestiona adecuadamente.

Dado que Europa está lejos de ser autosuficiente en la producción de aceites vegetales, la colza es menos vulnerable a las fluctuaciones de los mercados mundiales que los cereales para pienso. Al mismo tiempo, ofrece valiosas oportunidades para sustituir a las importaciones de aceite de palma en particular, con una producción doméstica más saludable y ecológicamente sostenible.

 

La colza es también un cultivo de rotación de primer orden para usar en rotación con cereales. Su cultivo permite romper de forma efectiva el ciclo natural de las enfermedades, malas hierbas y plagas de los cereales. Esto rebaja la presión sobre la gestión del futuro cultivo de cereal, permitiendo aumentar la producción y reducir los costes de cultivo.

Sus diferentes tiempos de siembra, fumigado y cosecha con respecto a los cereales de invierno son también especialmente valiosos para repartir la carga de trabajo en momentos críticos del año. Esto es importante para asegurar que cada cultivo de la granja se maneja en el momento oportuno, lo que es esencial para garantizar un rendimiento óptimo.

Además de su rentabilidad y valor rotacional, la colza de invierno destaca por la variedad de beneficios agrícolas que proporciona.

La cobertura del suelo que proporciona durante 11 meses y su sistema de raíces profundo y extensivo ayudan a proteger al suelo de la erosión, mejoran la aireación y reducen el lixiviado de nitratos durante los meses más vulnerables del invierno.

Sus grandes cantidades de biomasa sobre y bajo el suelo contribuyen significativamente a crear humus en el suelo, y el cultivo proporciona un hábitat particularmente bueno para la fauna silvestre de zonas agrícolas.

Cultivar cada año una especie distinta de alto valor junto a los cereales disminuye también el riesgo al que se exponen las granjas provocado por un clima cada vez más impredecible y unos mercados de consumo inciertos.

 

 

 


INFÓRMESE SOBRE LOS BENEFICIOS DE CULTIVAR COLZA
 

Combatir las heladas - Más Información


Maximizar el resultado de las cosechas - Más Información


Reducir el impacto de las plagas - Más Información


Gestionar el problema de las malas hierbas - Más Información


Protección contra enfermedades del tallo y de la hoja - Más Información