Malas hierbas

12-nov-2018

GESTIÓN DE LAS MALAS HIERBAS

EL MEJOR RENDIMIENTO DE LA GENÉTICA DEKALB COMBINADO CON UNA TECNOLOGÍA ÚNICA DE HERBICIDAS PARA RESPONDER A LOS NUEVOS RETOS DEL CULTIVO DE COLZA

 

¿Sabías que con el sistema Clearfield puedes minimizar el riesgo de que los residuos de sulfonilurea afecten al establecimiento, controlar un amplio rango de malas hierbas crucíferas y mejorar la calidad de tu aceite mediante la reducción del riesgo de contaminación con ácido erúcico procedente de plantas espontáneas?

 

Los híbridos CL de DEKALB te permiten aprovechar al máximo el sistema de producción Clearfield®.

 

  • Controla la mostaza silvestre, el rabanillo blanco, la eruca y una amplia gama de hierbas crucíferas y otras hierbas problemáticas.
  • Protege la calidad del aceite “doble cero” de las hierbas problemáticas y de las plantas espontáneas.
  • Evita la necesidad de aplicar herbicidas hasta que el cultivo esté bien establecido y la carga de hierbas se mantenga baja.
  • Minimiza los riesgos en el establecimiento del cultivo por parte de los residuos de sulfonilurea tras los cereales.

 

Las variedades con mayor rendimiento y las oportunidades que el sistema ofrece para reducir los riesgos relativos al establecimiento, manejo y comercialización de la colza están detrás del enorme aumento en la producción de colza Clearfield en Europa.

 

Las investigaciones de mercado más recientes muestran que la superficie sembrada con variedades Clearfield (que cuentan con resistencia al herbicida Imazamox conseguida mediante selección convencional) se ha expandido casi un 50 % más por toda Europa en el pasado año y se ha duplicado en algunos países.

 

También muestran que nuestras variedades suponen una proporción mayoritaria dentro de este mercado en rápido crecimiento, gracias a su combinación de esta característica con otras soluciones de protección de la producción y de mejora del manejo, además de sus niveles óptimos de producción.

 

El sistema Clearfield proporciona un control incomparable de hierbas crucíferas difíciles de manejar, tales como la mostaza silvestre y la eruca, plantas de colza espontáneas procedentes de cultivos de hace 15 o más años y una amplia gama de hierbas de hoja ancha.

 

Esto permite que se retrase su control hasta que los cultivos se hayan desarrollado de forma segura hasta tener 2-4 hojas verdaderas. También evita el riesgo de retrasos en el establecimiento que pueden producirse tanto por la aplicación de herbicidas antes de la emergencia como por los residuos de herbicidas con sulfonilurea de cultivos de cereales precedentes.

 

El control completo de las plantas espontáneas sin la característica Clearfield significa que solo crece lo que se siembra, en lugar de tener poblaciones mezcladas que pueden exceder con mucho la cantidad sembrada. De este modo, los programas de fungicidas y reguladores del crecimiento de las plantas pueden ajustarse de forma más efectiva a las necesidades de la variedad; alcanzar una producción máxima de dosel es más fácil, y el período de desecación puede ser más preciso.

 

Desafíos Las crucíferas y una amplia gama de hierbas que no pueden ser controladas mediante herbicidas convencionales están suponiendo pérdidas de rendimiento a los agricultores. Cuando se siembra en condiciones secas, el desarrollo de malas hierbas es más lento, y los herbicidas convencionales no son efectivos, siendo en ocasiones demasiado tarde para su aplicación. Otras especies de plantas crucíferas pueden contaminar el grano y dificultar la salida al mercado de la producción. Los agricultores que están empezando a cultivar colza y no tienen suficiente experiencia en la especie, necesitan la manera más sencilla de controlar malas hierbas y proteger su campo.

 

Desafíos

  • Las crucíferas y una amplia gama de hierbas que no pueden ser controladas mediante herbicidas convencionales están suponiendo pérdidas de rendimiento a los agricultores.
  • Cuando se siembra en condiciones secas, el desarrollo de malas hierbas es más lento, y los herbicidas convencionales no son efectivos, siendo en ocasiones demasiado tarde para su aplicación.
  • Otras especies de plantas crucíferas pueden contaminar el grano y dificultar la salida al mercado de la producción.
  • Los agricultores que están empezando a cultivar colza y no tienen suficiente experiencia en la especie, necesitan la manera más sencilla de controlar malas hierbas y proteger su campo.

Beneficios

  • Los híbridos CL tienen un comportamiento mejor que los convencionales debido a su alta tolerancia a los herbicidas.
  • Control de malas hierbas difíciles.
  • Amplio rango de aplicación.
  • Mayor tiempo para tomar la decisión de aplicación.
  • Selectividad al herbicida mejorada.
  • Protección de tu cultivo frente a residuos sulfurados.

Materias activas

Como se muestra en el cuadro siguiente, hay varias soluciones para combatir las malas hierbas de hoja ancha y estrecha, y rebrotes del cultivo anterior.

En el caso de que las malas hierbas sea de la familia crucíferas (Sinapis sp, Raphanus sp: rabanillos, jaramagos...), una opción eficaz sería emplear el sistema Clearfield®, que combina el empleo de una variedad de colza Clearfield®* con el herbicida Cleranda®*.

 

 

Empleo de Roundup antes de la siembra

Para preservar la humedad evitando la aparición de malas hierbas y la transferencia de enfermedades.

 

Sin tratar
Los suelos sin tratar pierden humedad 20 cm debajo de la superficie, lo que crea un ambiente idóneo para el desarrollo de enfermedades.

 

 

Tratado
Al tratar antes de la siembra, se mantiene la humedad en el lecho de siembra previniendo la transferencia de enfermedades.

 

 


 

 

¡Variedades para la gestión de malas hierbas recomendadas por DEKALB!


DK IMPLEMENT CL La nueva genética para nuestra gama CL. Ver más

 

DK IMIDO CL El híbrido Clearfield® que da estabilidad y rusticidad.

 

DK 7130 CL Excelente precocidad de floración y maduración. Ver más