Twin-Row

08-oct-2014

El aumento de la demanda de alimentación de animales y la producción de etanol son algunas de las consecuencias de las crecientes necesidades de una población mundial en crecimiento.

 

La demanda de cereales sigue incansablemente esta tendencia, sin embargo, ¿cómo aumentar la productividad?

 

Se imponen dos protocolos: la genética y las prácticas agronómicas. En asociación con la compañía MONOSEM, DEKALB© experimenta desde hace varios años una técnica de siembra desarrollada en los EE. UU.: el Twin-Row, o las “filas paralelas”.

 

El sistema de plantación de Twin Rows, se basa en el concepto de un mejor aprovechamiento de los espacios por las plantas, tanto de superficie foliar como radicular. Al querer aumentar las producciones, se suben las densidades, y ello influye de manera negativa en la competencia entre plantas. A partir de las 80.000 plantas por hectárea en siembra convencional (70 – 75 cm entre hileras), la competencia entre plantas empieza a ser grande (gráfico 1)  

 

 

Para sembrar 100.000 plantas por hectárea de manera convencional, la distancia entre granos es inferior a 14 cm, y la competencia entre las plantas suele ser muy grande y en un estadio temprano, chocando el sistema radicular de una planta muy rápido contra el de las que le rodean y compitiendo con la luz solar.

 

 

El nuevo sistema de siembra de Twin Rows o líneas gemelas intenta que ese espacio entre plantas sea mayor, que la competencia entre ellas sea menor y que llegue en un estadío más tardano.

 

 

Los principios agronómicos de este tipo de siembra son:

 

- Twin Rows permite un mayor desarrollo radicular, ya que el crecimiento radicular es simétrico, y cuando una raíz de maíz toca a la de otra planta, esta deja de crecer.

 

- Al tener un mayor sistema radicular, twin rows aprovecha un porcentaje mayor de cada hectárea de tierra. Estudios estadounidenses y argentinos afirman que un sistema convencional sólo explora un 14% del terreno, mientras que la siembra en líneas gemelas aprovecha hasta un 45% del mismo.

 

- Twin Rows maximiza el aprovechamiento de la luz, y ayuda a prevenir pérdidas de agua por evaporación directa. En 7 hojas en marco convencional, sólo el 30% de la luz que incide sobre la superficie es captada por las plantas, mientras que en twin rows, hasta un 90% de la luz es captada. Esto mejora también la competencia con las malas hierbas, ya que sombrea más el suelo.

 

- Twin rows mejora la estabilidad y resistencia a caída del maíz, ya que aumenta hasta un 6% el diámetro del tallo.

 

- Twin rows no exige un cambio radical de maquinaria. Se cosecha con un cabezal convencional de 72 cm. Las dos filas pasan como una sola por cada ordeñador. Lo único que habría que cambiar sería la sembradora, siendo conveniente utilizar un juego de rueda estrecha para la aplicación de herbicidas e insecticidas si fuese necesario.