Mantenimiento y preparación de la maquinaria de siembra

13-mar-2018

¿Por qué prepararla, si funcionaba cuando la guardaste?


Es fundamental guardar adecuadamente la sembradora una vez que termina la campaña. Las sembradoras y los tractores están expuestos a las inclemencias del clima cuando no están en uso. La radiación UV y las heladas pueden dañar las piezas de plástico y de goma en verano e invierno, respectivamente. La humedad oxida las piezas metálicas a lo largo del año y puede depositarse polvo en la nave. Debido a todo esto, es posible que una máquina que estaba en buenas condiciones cuando se guardó al final de la campaña, no funcione bien en la siguiente.

 

Consejos:
 

  • Después de la siembra, limpia la sembradora con un compresor y lávala bien. Una vez seca, engrásala y protege las partes expuestas a los efectos de la corrosión.
  • Guarda los discos y el monitor empaquetados por separado, en un sitio seco y libre de roedores.

 

 

Ventajas del mantenimiento

 

  • «El tiempo es oro». Ahorrar en costes es lo primero. Detectar y reparar posibles defectos antes de empezar con la siembra puede evitar la interrupción forzada de los trabajos.
  • Arregla los fallos que se descubran a tiempo en la finca para evitar daños o averías más graves.

 

 

Pasos de mantenimiento antes de la siembra

 

1. Observación visual

Inspecciona la máquina para detectar posibles signos de inactividad prolongada (óxido, mordeduras de roedores, excrementos de pájaros, polvo etc.)

 

2. Conexión al tractor e inspección física

 

  • Revisa los puntos de enganche y engrásalos para evitar el desgaste y los chirridos.
  • Levanta la sembradora para revisar las partes móviles y giratorias y si los rodamientos están atascados

 

3. Mantenimiento

 

  • Quita la suciedad del lugar en el que se guarda la sembradora (polvo, telas de araña, excrementos de pájaros, etc.).
  • Engrasa los puntos de lubricación con grasa de buena calidad que aguante la tensión esperada. Se recomienda usar grafito en polvo para lubricar las cadenas y evitar la acumulación de polvo y grasa.
  • Desmonta las partes no móviles que se hayan quedado pegadas con cuidado, limpia la grasa sucia y el óxido y engrásalas de nuevo después de volver a montarlas

 

4. Ajuste

  • Instala unos discos de siembra adecuados para el cultivo y asegúrate de que encajan bien.
  • Fija el monitor de control de siembra y engancha el tractor. Comprueba el funcionamiento y las fotocélulas de la unidad de siembra. Si no se detecta alguna de las fotocélulas, primero quita el polvo del sensor y comprueba los cables.
  • Comprueba la distancia entre líneas de las botas de siembra, ya que es posible que se hayan desplazado.
  • Ajusta la distancia de siembra de acuerdo con las recomendaciones de siembra de DEKALB. Esto puede hacerse con las ruedas dentadas del eje transversal.
  • El ajuste correcto de la profundidad de siembra es crucial para una siembra exitosa. Una profundidad de siembra inadecuada puede dar lugar a una siembra irregular e imperfecta. Las ruedas que mantienen la profundidad puede atascarse a veces, comprueba que ruedan bien.
  • Adapta el rodillo compactador a la semilla y al tipo de suelo. Comprueba que los muelles percutores están en su sitio.
  • Mide la longitud de la guía de distancia entre líneas y ajústala si es necesario.

 

 

5. Comprobaciones

 

  • Es necesario darle la vuelta para comprobar que el disco de siembra coge las semillas.
  • Ajusta el dosificador al tamaño de la semilla para evitar que coja las semillas de dos en dos.

 

Te deseamos una buena siembra.
Tu éxito también es nuestro éxito.