Recomendaciones de siembra DEKALB SMART para una buena campaña de maíz

12-mar-2018
Empieza correctamente para tener una buena campaña de maíz.

 

Recomendaciones para una siembra apropiada que optimice el establecimiento del cultivo. Hasta el 50 % del rendimiento queda asegurado usando buenas prácticas de siembra del maíz:

  • Profundidad de siembra: entre 25 y 50 mm
  • Esta es la recomendación general para minimizar la compactación. Sin embargo, si necesitas hacer esto, es que has empezado demasiado pronto.
  • Temperatura del suelo: > 10°C
  • Con nuevas sembradoras de maíz adaptadas.

 

1. Elige un híbrido adaptado a tu zona.

Selección del híbrido adecuado.

 

Los híbridos de DEKALB han demostrado tener un rendimiento estable en todas las condiciones climáticas. Ponte en contacto con el distribuidor de tu zona para que te recomiende los híbridos adecuados para tu finca o entra en www.dekalb.es para contactar con tu asesor agronómico DEKALB.

 

 

2. El éxito de tu cultivo de maíz empieza con unas prácticas de siembra correctas que garanticen una emergencia uniforme.

Es fundamental que la emergencia sea uniforme.

En el cultivo del maíz, una emergencia uniforme es vital para garantizar el máximo rendimiento posible.

 

  • Los cultivos irregulares pueden llegar a ver su rendimiento reducido en un 10-20 %, en casos extremos.
  • Los efectos adversos de la competencia entre plantas pueden ser más visibles en cultivos de alta densidad, como el maíz para ensilado.
  • Las plantas que emergen más tarde suelen desarrollar tallos más débiles y mazorcas más pequeñas, lo que no solo produce pérdidas de rendimiento y de calidad, sino que también puede causar problemas de caída del tallo que agraven la reducción del rendimiento.

 

 

3. Antes de entrar a considerar las prácticas de siembra, debemos asegurarnos de que la sembradora está en buenas condiciones.

Buen mantenimiento de la sembradora.

Para que la emergencia sea uniforme, es fundamental llevar a cabo revisiones periódicas de la sembradora. Antes de sembrar, comprueba lo siguiente:

 

  • que la sembradora no tiene obstrucciones y que la presión del aire es correcta y no hay fugas;
  • que la distancia entre las líneas de siembra es correcta, en sembradoras regulables;
  • que todas las botas de siembra están alineadas y que todas las partes móviles están engrasadas;
  • que los discos de apertura están afilados y ajustados a la profundidad adecuada y que los rodillos compresores compactan el suelo alrededor de la semilla;
  • el estado y la presión de los neumáticos.

 

Una vez que la siembra ha comenzado, es aconsejable comprobar lo siguiente:

  • profundidad de siembra – véase ""densidad de siembra"", a continuación.
  • densidad de siembra – distancia entre semillas, se debe ajustar de acuerdo con las recomendaciones de regulación de la sembradora y con las recomendaciones de DEKALB para tu híbrido DEKALB (véase la tabla siguiente).
  • una sola semilla – asegúrate de que no se observan fallos o golpes dobles; comprueba los platos distribuidores, la presión en vacío y los cepillos.

 

 

4. Algunas prácticas clave determinan el éxito en el campo.

Prepara el lecho de siembra adecuadamente.

 

  • Un buen contacto entre la semilla y la tierra facilita una germinación rápida, un buen establecimiento del cultivo y el desarrollo temprano de un cultivo saludable.
  • Asegúrate de que la capa superior del suelo (10 cm) está suelta para que se seque y se caliente rápido.
  • La tierra que esté por debajo de la semilla debe ser más firme para retener la humedad.
  • El lecho de siembra debe ser plano y uniforme para que la siembra sea precisa (no prepares el suelo si hay demasiada humedad, para evitar que se formen terrones).
  • El lecho de siembra no debe ser muy fino, pues tendría mayor tendencia a erosionarse y a formar costra tras lluvias fuertes.
  • En zonas en las que suele haber sequía, considera el uso de técnicas de laboreo reducido para conservar mejor la humedad del suelo.
  • Los pases de rodillo compactador contribuirán a aumentar el contacto entre la semilla y la tierra, especialmente cuando haya terrones, y también ayudarán a conservar la humedad en primaveras secas.

 

Piensa en qué momento sembrar el maíz.

El momento ideal para sembrar es cuando la temperatura del suelo ha alcanzado los 10°C a una profundidad de unos 50 mm. Si alrededor de la semilla la temperatura es muy baja y hay mucha humedad, la semilla podría pudrirse.

 

Asegúrate de que la densidad de siembra es la ideal y es precisa.

Algo a lo que los productores de maíz a menudo no prestan atención es la adaptación de la profundidad de siembra para sacar el máximo partido de las condiciones existentes. En suelos pesados, una profundidad de 25 mm - 40 mm puede ser ideal, ya que el contenido de humedad será mayor. En suelos más ligeros, pueden ser necesarias profundidades de 50 mm para llegar a la zona húmeda. En primaveras secas, será necesario sembrar a más profundidad, ya que las semillas se secarán si se siembran cerca de la superficie.

 

Ajusta las densidades de siembra.

Para garantizar densidades de siembra adecuadas, sigue nuestras recomendaciones de densidad para híbridos de www.dekalb.es (para consultar recomendaciones específicas=> www.dekalb.es/dekalbcontigo).

 

Para comprobar la densidad de las semillas sembradas una vez iniciada la siembra o para comprobar la población de plantas emergidas, puedes determinar el número de semillas o de plantas emergidas en base a las densidades objetivo, la distancia entre líneas y la emergencia de plantas esperada según la siguiente tabla:

 

Ajuste de la densidad de la sembradora de maíz - distancia entre semillas/plantas en cm
Densidad objetivo (plantas/ha) Distancia entre líneas
37,5 cm 75 cm 80 cm
Emergencia de plantas esperada
100% 95% 90% 100% 95% 90% 100% 95% 90%
60,000 44,4 42,2 40,0 22,2 21,1 20,0 20,8 19,8 18,8
70,000 38,1 38,1 34,3 19,0 18,1 17,1 17,9 17,0 16,1
80,000 33,3 31,7 30,0 16,7 15,8 15,0 15,6 14,8 14,1
90,000 29,6 28,1 26,7 14,8 14,1 13,3 15,6 14,8 14,1
100,000 26,7 25,3 24,0 13,3 12,7 12,0 12,5 11,9 11,3