Smartfarming: el futuro de la agricultura 25-oct-2016

La producción de alimentos deberá aumentar en un 70% para el año 2050 según las predicciones de la FAO, y esto tiene que ser logrado a pesar de la limitada disponibilidad de tierras cultivables, la creciente necesidad de agua dulce (la agricultura consume el 70 por ciento del suministro de agua dulce del mundo) y otros factores menos predecibles, como el impacto del cambio climático, que, según un reciente informe de la ONU podría conducir, entre otras cosas, a cambios en el ciclo de vida de plantas y animales.

 

Una manera de abordar estos problemas y aumentar la calidad y cantidad de la producción agrícola es el uso de la "agricultura de precisión", también conocida como la "agricultura inteligente".

Todo lo que se mide y controla, mejora.

 

En este ámbito muchos proyectos de I+D+I se están centrado en sistemas de riego y fertirrigación implementando: “Tecnologías que mejoren la eficiencia de transporte, distribución y aplicación del agua a los cultivos y faciliten las prácticas de operación y medición del agua de riego”.

 

Estas mejoras pasan por controlar los volúmenes de agua empleados en el riego a través de sistemas de telecontrol y tele-medida, potentes herramientas que suponen una adecuada gestión hidráulica y un ahorro en la factura del usuario final.

 

Otras líneas de investigación se centran en sistemas aplicados a la zona radicular. Estos sistemas de riego y fertilización están asociados a infraestructuras enterradas o localizadas. Lo que permite aplicar directamente a la raíz la cantidad justa de insumos evitando la propagación de contaminantes de forma difusa o problemas derivados del lavado de sales.

 

Una última línea de trabajo se centra en la mejora de los componentes de los sistemas de riego  y fertirrigación: Nuevos contadores, sistemas de telecontrol, sensores de humedad en el suelo y en cultivo etc…

Objetivos tan ambiciosos son sólo posibles de la mano de una mejora de la tecnología asociada al ciclo, toma de datos, tratamiento de la información, una correcta planificación y el desarrollo de herramientas de gestión adaptadas al agricultor.

 

 

Fuente: http://www.forbes.com + http://www.agrointeligencia.com/

Otras noticias y eventos